sábado, 21 de junio de 2014

Chow Mein (Spaghetti Salteado)

Cuenta la leyenda que hace unos cuántos años un cocinero chino que vivía en los Estados Unidos improvisó de apuro y con lo que tenía a mano un plato que resultó un éxito para sus comensales, un grupo de mineros que, al consultar qué era lo que estaban comiendo, oyeron como respuesta las palabras "Chop Suey" /Chap´su-i/, que significa  "trozos mezclados".

El Chop Suey consiste en cocinar trozos de carnes y verduras rápidamente y a fuego fuerte, para que todas conserven su textura y realcen su sabor. Partiendo de la base del chop suey no tardaron en surgir el chow fan, al que se le agrega arroz blanco, y el chow mein, que está hecho con fideos del tipo spaghetti.
Este plato tiene la particularidad de ser muy versátil, lo que nos permite probar y liberar nuestra imaginación para jugar con los diferentes sabores y combinaciones hasta encontrar el que verdaderamente nos guste más. Ademas nos da la posibilidad de poder hacer un mismo plato con o sin carnes, para los vegetarianos y vegetarianas.





INGREDIENTES: (para 4 a 6 platos)


Fideos de arroz o spaghetti    500 Grs.  (si son del tipo chino mejor)
Cebolla blanca                           1 U.
Cebolla morada                          1 U.
Puerro                                       1 U.
Zanahoria en juliana                60 Grs.
Morrón rojo en juliana             60 Grs.
Morrón verde en juliana           60 Grs.
Tomate concasse                     60 Grs.
Zucchini                                  60 Grs.
Berenjena                                60 Grs.
Choclo en grano                       60 Grs.
Ajo brunoise                            10 Grs.
Perejil o cilantro                            c/n.
Aceite neutro                                c/n.
Salsa de soja                         100 Cm3.
Pimienta                                       c/n.
Sal                                               c/n.

OPCIONALES:

Brote de soja                            60 Grs,
Pollo (suprema)                           1 U.
Akusay en juliana                      60 Grs.
Jengibre rallado o brunoise         10 Grs.
Aceite e maní                          30 Cm3.
Salsa de ostras                           10 Cm3.
Maní salado                                    c/n.
Ajinomoto                                      c/n.
Langostinos                        de 5 a 10 U.
Vino blanco seco                             c/n.

PROCEDIMIENTO:

Colocar los fideos en agua hirviendo y sal hasta que estén a punto o un poquito menos. Colar, enfriar y  reservar en un bol con un poco de aceite y un poco de salsa de soja para que no se sequen. Colocar en la heladera.





Cortar entonces nuestras verduras comenzando por el tomate, al que debemos pelar y retirarle las semillas. Para ello le hacemos unos pequeños cortes en las puntas, lo sumergimos uno o dos minutos en agua hirviendo y luego lo pasamos a un bol con agua fría para cortar la cocción y poderlos pelar rápidamente. Una vez conseguido esto lo cortaremos como nos muestran las imágenes.









  Reservamos los tomates y continuamos con el resto de nuestras verduras. Cicelamos las cebollas y luego cortamos en juliana las zanahorias, los morrones, la berenjena y el zucchini junto a los granos de choclo. Para esta receta, se recomienda quitar la pulpa y las semillas de la berenjena, el zucchini y el tomate. Esto no significa que no puedan comerse. Es simplemente lo que se enseña en la alta cocina, y tiene que ver con que esa parte de los vegetales se digiere con dificultad.















Todos los restos de las verduras que nos quedan sin utilizar, sobre todo las pulpas, pueden ser usadas para realizar un caldo; un relleno o cualquier otra preparación.

Ya cortados los vegetales, es el momento de decidir si deseamos que nuestro plato lleve o no pollo; carne; mariscos; pescados; etc. En el caso en que lo agreguemos, lo cortaremos en cubos o dados pequeños. Recuerden que si usamos mariscos, debemos limpiarlos previamente.



Una vez que tenemos todos nuestros elementos cortados ya podemos comenzar a cocinarlos. La cocción al wok debe ser corta y a alta temperatura, lo que nos permitirá un salteado parejo para que cada uno de nuestros componentes queden en su punto óptimo. Para ello llevamos nuestro wok al fuego con un poco de aceite y comenzamos salteando el pollo, que en este caso es lo que mayor tiempo de cocción lleva.





Cuando el pollo comience a tomar un color dorado le agregamos las cebollas junto con el puerro y las zanahorias en juliana.



Cocinamos unos minutos (entre dos y tres) y cuando se empiecen a sudar nuestras verduras continuamos añadiéndole el tomate, el choclo y los pimientos. También es el momento de agregar los langostinos, que en esta ocasión el Chef del Rock decidió añadir.





Salteamos nuestra preparación unos minutos más, removiendo. Si no estamos acostumbrados a maniobrar el wok podemos ayudarnos con una cuchara. Cuando todo esté casi a punto le colocamos los fideos que teníamos reservados y salamos moderadamente. Es importante que cada una de las cosas que vamos agregando al wok las echemos en el centro del mismo, ya que es donde se concentran todos los sabores y la mayor fuente de calor.


Bien. Ahora solo nos resta agregar salsa de soja a gusto, procurando no pasarse en la cantidad para que no nos quede una "sopa". Mezclar bien nuestro salteado para que se unifique el sabor de todos los ingredientes y la salsa de soja pueda llegar a todos los productos. Servir y espolvorear con cilantro o perejil y disfrutar de nuestro plato.







      El Chef del rock Recomienda para acompañar la elaboración de esta receta:

           DIVIDIDOS - Spaghetti del rock



2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ArtHumanics Factory21 de noviembre de 2016, 9:56

    Que buena receta, la prepararé soy muy rockera, buena musica también, gracias por compartir.

    ResponderEliminar