miércoles, 21 de mayo de 2014

Hummus (pasta de garbanzos)

Esta vez decidí acercarles una receta del medio oriente, se trata del tradicional hummus, una pasta de garbanzos que se come fría. Es fácil de hacer e ideal para acompañar con unos panes árabes, unas tostadas, servir como entrada o bien de acompañamiento de algún plato. También puede utilizarse como dip.







INGREDIENTES:

Para 6 platos aproximadamente:

Garbanzos                                    500 Grs.
Ajo                                                  2 Dts.
Jugo de limón                                1 o 2 U.
Bicarbonato de sodio                    1/4 Cdta.
Thain o tahina (pasta de sésamo)     3 Cdas.
Aceite de oliva                             1 Pocillo.
Sal                                                      c/n.
Pimienta                                              c/n.
Comino (opcional)                        1/4 Cdta.
perejil                                                  c/n.
pimentón                                              c/n.
Aceitunas negras griegas (opcional)         c/n.


PROCEDIMIENTO:

Colocar en un bol u olla los garbanzos y dejar en remojo con agua fría durante 12 horas.



Una vez pasado ese tiempo, retirarles el agua, renovar la misma y cocinar con 1/4 de cucharadita de bicarbonato hasta que estén bien tiernos.






Una vez tiernos colar los garbanzos procurando reservar el agua de cocción. Dejar enfriar 15 minutos y procesarlos, junto con los dientes de ajo, sal, pimienta, limón, aceite, comino y el tahin.




El tahin le terminará de dar su sabor y color característico. Si no lo conseguimos podemos realizarlo sin el tahin, que quedara muy bien igualmente. Procesándolo en tibio lograremos que el hummus quede bien espeso. En el caso de que hiciera falta, agregar un poco del agua de cocción.










De no poseer mixer se puede procesar con procesadora sin ningún inconveniente. Cuando nuestra preparación esté bien cremosa y sin grumos, solo resta enfriarla, colocarla en platos, cubrir con un poco de aceite de oliva y decorar con perejil picado, pimentón y las aceitunas negras.








El Chef del rock recomienda para acompañar esta preparación:


RATONES PARANOICOS - LO QUE DOY


martes, 13 de mayo de 2014

Pollo al Curry

En esta ocasión tengo el agrado de compartir con ustedes esta receta bastante fácil de realizar y muy sabrosa: se trata de unas pata-muslo de pollo al curry. Espero estén dispuestos a realizar este gran plato y disfrutarlo en compañía de una buena bebida, junto a quien prefieran.

El curry no es un condimento o una especia, sino una mezcla de estas. En la India, curry  significa salsa, y allí cada familia realiza su propia mezcla de especias a la que se conoce como garam masala.
Por lo tanto los hay picantes, más especiados, y de diversos colores. Entre las especias más frecuentes en las diferentes mezclas podemos encontrar: cúrcuma; distintas pimientas (blanca, negra , verde de cayena de jamaica.); coriandro; laurel; clavo de olor; nuez moscada; mostaza en grano; cardamomo; canela; comino, etc.





INGREDIENTES:

Pata muslo de pollo                            1 U. (por persona).
Cebolla                                              2 U.
Champignones frescos (opcional)   200 Grs.
Vino (blanco o tinto)                   150 Cm3.
Crema de leche                           200 Cm3.
Calo de ave o verduras                         c/n.
Curry                                                  c/n.
Perejil picado                                       c/n.
Manteca                                              c/n.
Aceite de oliva                                     c/n.
Arroz doble carolina                       1 pocillo. (por persona).


PROCEDIMIENTO: Para comenzar debemos lavar el pollo bajo el agua y por la linea blanca que se ve donde está la articulación. Cortar por allí para de esta manera separar la pata del muslo. Luego retirar con ayuda del cuchillo o un papel de cocina los excesos de grasa y piel, esta última si se desea puede retirarse por completo.










Una vez que nuestro pollo está limpio, colocaremos en una bandeja, bol, o recipiente, un diente de ajo grande y aplastado; unas hojas de laurel; 2 cucharadas de nuestro curry; un poco de vino y un poco de aceite de oliva. Con esto untaremos todo nuestro pollo y llevaremos a la heladera al menos por una hora, para que el pollo adquiera todos esos sabores.





Mientras tanto, cortaremos nuestra cebolla en brunoise y nuestros champignones del tamaño que prefieran. Una vez pasado ese período, llevaremos un Sautoire (sartén de paredes altas) al fuego. Si no tenemos un sautoire podemos usar algún sartén grande o bien una olla. En él colocaremos el ajo y las hojas de laurel que teníamos con el pollo más un poco de aceite de oliva y de manteca, y allí mismo sellaremos nuestro pollo de ambos lados comenzando primero del lado del hueso.



Una vez sellado el pollo, retiramos a una fuente o bandeja, tiramos la materia grasa que nos queda en el sartén, y sin lavar el mismo renovamos el aceite y la manteca y colocamos nuestra cebolla y
los champignones. Con la ayuda de una cuchara de madera, vamos a ir moviendo la cebolla y los champignones por la superficie del sartén y levantando todo el sabor que quedo en el fondo del mismo con nuestro pollo.





Una vez hecho lo anterior, añadimos nuevamente el pollo a la preparación, colocamos sal y una cucharada o una cucharada y media más de nuestro curry, desglasamos con el vino, dejamos evaporar el alcohol y le colocamos caldo hasta que cubra el pollo.






Cuando ya casi se haya consumido el caldo o nos quede un centímetro de altura del mismo, le colocaremos la crema de leche. Será entonces cuando nuestra preparación tome su color característico.





Cuando la salsa tome la consistencia deseada, agregamos perejil picado. Luego servir acompañado del arroz blanco o con un toque de manteca.




¡Listo! Ya podemos emplatar y servir para disfrutar de esta excelente receta.





El Chef del rock recomienda para esta receta:



Red Hot Chili Peppers-Sikamikanico