lunes, 17 de marzo de 2014

Bondiola de cerdo a la cerveza negra con papas rosti

En esta ocasión les traigo a su mesa un plato poco convencional pero de fácil elaboración, ideal para sorprender y deleitar a sus invitados: una bondiola de cerdo acompañada de papas rosti. Pero atención, si bien su elaboración no es complicada, el tiempo de cocción es prolongado. Por lo cual, lo mas recomendable es empezar temprano con la preparación. Espero que se animen y a disfrutar de su sabor.




INGREDIENTES:

Para la bondiola:

Bondiola de cerdo                       1 U.
Zanahoria                                  3 U.
Cebolla                                      3 U.
Blanco de apio                           2 U.
Puerro                                       2 U.
Salsa de soja                      100 Cm3.
Miel                               1 y 1/2 Cda.
Azúcar                                    2 Cda.
Ajo                                        2 Dtes.
Pimienta en grano                   1 Cdta.
Laurel                                        2 H.
Cerveza negra tipo stout       500 Cm3.
Sal                                              c/n.
Aceite de maiz                             c/n.


Para las papas:

Papas medianas                         1 Kg.
Aceite de oliva                             c/n.
Sal                                              c/n.
Pimienta                                      c/n.
Manteca                                       c/n.
Queso rayado en hebras (opcional)  c/n.


PROCEDIMIENTO:

Cortar la mirepoix (Combinación de verduras en corte irregular de 1,5 cm de lado, por lo general compuesta por cebolla, apio, puerro y zanahorias).





Atar la bondiola para que no pierda su forma en la cocción y colocarla dentro de una bolsa junto con la mirepoix, la salsa de soja, la miel, el azúcar, la cerveza, el laurel y la pimienta.










En este caso utilicé un mix de pimientas compuesto por pimienta negra, pimienta blanca, pimienta verde y pimienta de jamaica. Pero bien puede realizarse solo con pimienta negra.


Atamos o cerramos la bolsa con los ingredientes y dejamos marinar nuestra bondiola por 30 minutos en la heladera. Pasado este periodo, la retiramos y la sellamos en cada uno de sus lados para que no pierda sus jugos en cocción. Para esto usamos una placa para horno o un sartén grande, con un poco de aceite, un diente de ajo y una hojita de laurel.






Una vez sellada la bondiola, la salamos y retiramos el aceite que nos quedó, sin lavar nuestro sartén. Luego volvemos a colocar la bondiola con todo el resto que nos quedó en la bolsa para continuar la cocción. Tapamos con papel aluminio y colocamos en horno a temperatura media (180°C) por un tiempo aproximado de 2 horas. Cada 30 minutos habrá que destapar, girar la bondiola y chequear que no se haya consumido el líquido. Si es necesario, agregar un poco más de cerveza, caldo o agua. Esto es importante para evitar que se quemen las verduras.








Para las papas Rosti

Pelamos las papas y las colocamos en una olla con agua fría. Llevamos a hervor solo durante 5 minutos, retiramos las dejamos entibiar para luego proceder a rallarlas sobre una fuente o plato.





  
Condimentamos la ralladura con sal y pimienta y formamos círculos de unos 7 cm. de diámetro y 2 de alto. En este momento le podemos colocar en el medio un poco de queso rallado en hebras.
Luego cocinamos por ambos lados en un sartén con aceite caliente, manteca o ambos hasta que estén bien doradas y crocantes.






Al hervir las papas, el almidón se hidrata y se adhieren más. Por eso es importante realizar este proceso y rallarlas tibias. Pueden agregar a la mezcla ajo y perejil picados, que queda muy bien.
Ya con nuestras papas listas, lo único que queda por hacer es retirar la bondiola del horno, cortarle los hilos y servir nuestro plato.Van a observar que las verduras tomaron un color oscuro, que se debe al caramelizado y el tono que les da la cerveza negra y la miel.







El Chef del rock recomienda acompañar esta receta con:


               Pixies - Here Comes Your Man



martes, 4 de marzo de 2014

Tomates confitados

Esta vez les traigo una receta muy fácil de hacer, aunque requiere de cierta paciencia. Se trata de unos tomates confitados, los cuales se pueden usar en distintas preparaciones como en salteados de pastas, ensaladas, bruschettas, salsas, sándwiches, pizzas y cualquier preparación donde les parezca que pueden resaltar el sabor y dar un toque de distinción. Si bien lleva bastante tiempo de cocción, lo bueno es que se puede hacer una cantidad considerable y guardar en un frasco con aceite y condimentos.




INGREDIENTES:

Tomate perita       2 Kg.
Ajo                     3 Dts.
Laurel                   3 U.
Tomillo                  c/n.
Orégano                 c/n.
Sal                         c/n.
Pimienta negra en grano un puñado.
pimienta molida      c/n.
Ají molido              c/n.
Azúcar                   c/n.
Aceite de oliva        c/n.


PROCEDIMIENTO:

Lavar y preparar los tomates, que deben ser del tipo "perita". Es importante que no estén demasiado maduros, pero tampoco verdes. Lo ideal es que sean bien colorados y a la vez firmes.




Cortar todos los tomates al medio y a lo largo y, ayudándonos con una cuchara, retirar la pulpa hasta que queden vacíos.





Tomar una placa para horno y en ella colocar dos de los dientes de ajo, dos de las hojas de laurel partidas y algunos granos de pimienta. Espolvoreamos con sal, azúcar, los condimentos y el aceite de oliva, dejando una capa fina en la base de la placa.




Una vez que tenemos la base de la placa cubierta comenzamos a colocar los tomates con la piel contra la placa hasta cubrir la totalidad, acomodando un tomate al lado del otro.




Volvemos a espolvorear los tomates con sal, azúcar, los condimentos, algún grano más de pimienta, la hoja de laurel picada que nos quedaba y el diente de ajo que sobraba picado a groso modo.








 Llevar a horno bien bajo. A unos 80°C aproximadamente.



Dejar cocinar por un tiempo de tres horas o hasta que los tomates queden deshidratados pero tiernos. Retirar y una vez fríos guardar como conserva en un frasco con aceite en la heladera, o bien utilizar a gusto.





Una de las maneras en que quedan muy bien y resaltan en cuanto al sabor y color es utilizándolos en una ensalada. Yo recomiendo una con rúcula fresca, ajo picado y queso parmesano rallado o en hebras. Puede condimentarse con oliva y limón o aceto balsámico. Es muy buena para acompañar carnes asadas y otras preparaciones.




El Chef del rock recomienda para acompañar esta receta:

The Temptations - My Girl