martes, 4 de marzo de 2014

Tomates confitados

Esta vez les traigo una receta muy fácil de hacer, aunque requiere de cierta paciencia. Se trata de unos tomates confitados, los cuales se pueden usar en distintas preparaciones como en salteados de pastas, ensaladas, bruschettas, salsas, sándwiches, pizzas y cualquier preparación donde les parezca que pueden resaltar el sabor y dar un toque de distinción. Si bien lleva bastante tiempo de cocción, lo bueno es que se puede hacer una cantidad considerable y guardar en un frasco con aceite y condimentos.




INGREDIENTES:

Tomate perita       2 Kg.
Ajo                     3 Dts.
Laurel                   3 U.
Tomillo                  c/n.
Orégano                 c/n.
Sal                         c/n.
Pimienta negra en grano un puñado.
pimienta molida      c/n.
Ají molido              c/n.
Azúcar                   c/n.
Aceite de oliva        c/n.


PROCEDIMIENTO:

Lavar y preparar los tomates, que deben ser del tipo "perita". Es importante que no estén demasiado maduros, pero tampoco verdes. Lo ideal es que sean bien colorados y a la vez firmes.




Cortar todos los tomates al medio y a lo largo y, ayudándonos con una cuchara, retirar la pulpa hasta que queden vacíos.





Tomar una placa para horno y en ella colocar dos de los dientes de ajo, dos de las hojas de laurel partidas y algunos granos de pimienta. Espolvoreamos con sal, azúcar, los condimentos y el aceite de oliva, dejando una capa fina en la base de la placa.




Una vez que tenemos la base de la placa cubierta comenzamos a colocar los tomates con la piel contra la placa hasta cubrir la totalidad, acomodando un tomate al lado del otro.




Volvemos a espolvorear los tomates con sal, azúcar, los condimentos, algún grano más de pimienta, la hoja de laurel picada que nos quedaba y el diente de ajo que sobraba picado a groso modo.








 Llevar a horno bien bajo. A unos 80°C aproximadamente.



Dejar cocinar por un tiempo de tres horas o hasta que los tomates queden deshidratados pero tiernos. Retirar y una vez fríos guardar como conserva en un frasco con aceite en la heladera, o bien utilizar a gusto.





Una de las maneras en que quedan muy bien y resaltan en cuanto al sabor y color es utilizándolos en una ensalada. Yo recomiendo una con rúcula fresca, ajo picado y queso parmesano rallado o en hebras. Puede condimentarse con oliva y limón o aceto balsámico. Es muy buena para acompañar carnes asadas y otras preparaciones.




El Chef del rock recomienda para acompañar esta receta:

The Temptations - My Girl 





















No hay comentarios:

Publicar un comentario